Colegio Familiar

Sabemos que este tiempo de confinamiento no ha sido fácil para nadie. De una semana a otra debimos adaptarnos a nuevas formas de convivencia, de relacionarnos, de trabajar y de estudiar. Juntos hemos aprendido a flexibilizar nuestras antiguas rutinas para dar espacio a nuevos escenarios donde la autogestión, el compromiso, la flexibilidad y el sentido de responsabilidad se hacen cada vez más necesario.

En ese contexto, donde la incertidumbre y el cansancio emocional comienzan a reflejarse en algunos de los miembros de nuestra familia, es que nace la idea de realizar un Colegio Familiar.

Hoy más que nunca se hace necesario adelantar estudios rigurosos y sistemáticos sobre la realidad familiar y escolar junto con su incidencia en el desarrollo humano y la formación de las nuevas generaciones. Desde el principio y durante el camino evidenciamos que el campo de investigación referido a familia, escuela y desarrollo humano tiene su nicho en un escenario de problemas de orden biológico, afectivo, social, familiar y cultural, que merecen ser considerados debido al enorme impacto que tienen sobre las nuevas generaciones y la sociedad en general. Basta una mirada atenta para, de una parte, darse cuenta de lo que pasa en la relación entre familia y escuela y, de otra, imaginar sus implicaciones sociales y educativas.