Noticias

Victor Oppliger C.
Presidente Fundación Familia Feliz.

La Familia es el núcleo más importante, pues responde a una concepción moderna limitada a los vínculos de parentesco más estrechos (relaciones paternas/maternas y filiales). Las familias pueden ser de uno o varios núcleos, según el número de estos vínculos.

La familia es el eje central y núcleo primario de la sociedad, y a pesar de que en la actualidad se aprecia una gran diversidad de formas en que se estructuran y organizan las familias, así como la manera en que se relacionan sus miembros, lo más importante es que las une el parentesco o el afecto. Además, la familia al ser parte de un sistema mayor como es la sociedad en la que vive, caracterizada por circunstancias históricas, culturales y económicas distintas a la vez que recibe debe ser capaz de transmitir los valores de dicha sociedad, tales como: el respeto, la tolerancia, la solidaridad, el amor, la autonomía e individualidad, y, el bienestar físico y emocional de sus miembros.

Sin embargo, las demandas y exigencias de la sociedad muchas veces generan situaciones de conflicto o problemáticas. De manera que la familia debe estar preparada para ofrecer a padres, madres e hijos-as herramientas para la mediación y solución pacífica de sus conflictos, el manejo asertivo de las diferencias, la promoción de acuerdos, la igualdad de derechos y deberes entre todos y la responsabilidad, entre muchas otras funciones. El Colegio  Familiar con Mejoramiento de la Salud Mental y Clínica de la Salud Mental, estarán orientado a la salud mental es concebido como un estado de bienestar en el que el individuo realiza sus capacidades, supera el estrés normal de la vida, trabaja de forma del desarrollo, como el sentido positivo de la identidad, la capacidad para gestionar los pensamientos y productiva y fructífera y aporta a su comunidad. Con respecto a los niños y niñas, se hace hincapié en los aspectos emociones, así como para crear relaciones sociales o la aptitud para aprender y participar activamente en la sociedad.

Las cifras nacionales e internacionales dan cuenta de un aumento en la prevalencia de problemas de salud mental en la infancia y la adolescencia. Un tercio de la población infanto-juvenil chilena presenta algún tipo de trastorno mental.

En Chile, la mayor parte de los niños y adolescentes que presentan psicopatología recibe atención en la escuela, lo que coincide con investigaciones internacionales que reconocen a la escuela como el prestador por excelencia de servicios de salud mental, considerando que gran parte del día los niños y adolescentes permanecen en ella y, por tanto, es el lugar más probable donde pueden acceder a servicios

Dada la tasa de cobertura escolar, la escuela presenta una oportunidad única para impartir conocimientos sobre la salud, fomentar estilos de vida saludables y, especialmente, fortalecer el desarrollo psicosocial y físico para este grupo poblacional. A su vez, la escuela, como centro de enseñanza, aprendizaje, convivencia y crecimiento, es un espacio privilegiado para implementar actividades y programas los establecimientos educacionales en escuelas promotoras integrales de promoción de la salud, transformándose de la salud (OMS, 2004); es decir, en comunidades educativas que apoyan la dignidad, el bienestar individual y colectivo además de  ofrecer múltiples oportunidades de crecimiento y desarrollo para niños y adolescentes, dentro del contexto de aprendizaje y éxito para la comunidad estudiantes y sus familias.